Haz tu pedido antes de las 22:00 y te lo envíamos el mismo día
Paga en línea de forma fácil y segura
¿No estás satisfecho? Política de devoluciones de 30 días
  • Español
  • Equipo Hoopo® -

    Un vistazo a los riesgos de un arenero sucio

    Un vistazo a los riesgos de un arenero sucio

    Un arenero sucio no solo es desagradable, también es un riesgo para tu salud. Limpiar el arenero puede ser un trabajo pesado, pero es muy importante.

    ¿Cuáles son los riesgos de un arenero sucio?

    • Un arenero sucio puede enfermar a las personas.

    ¿Puedes ponerte enfermo por un arenero sucio? Por supuesto. Vivir con un arenero sucio puede conducir a una serie de enfermedades desagradables como las siguientes:

    Enfermedad por arañazo de gato
    La enfermedad por arañazo de gato es solo una de las infecciones bacterianas que los humanos pueden contraer por una arena de gatos sucia. Los niños menores de nueve años y las personas con un sistema inmunológico débil están particularmente en riesgo de contraer esta enfermedad. La fiebre por arañazo de gato solo se puede contraer por un gato, por nadie más.

    Salmonela
    Al igual que la enfermedad por arañazo de gato, la salmonela primero infecta al gato, que puede presentar síntomas o no, antes de que llegue a los humanos. Los síntomas incluyen diarrea, fiebre, calambres abdominales y náuseas. 

    Sobreexposición al amoníaco
    La inhalación de orina de gato también puede enfermarte. La orina de gato está llena de amoníaco, un gas venenoso que puede causar dolores de cabeza, desencadenar ataques de asma e incluso provocar enfermedades respiratorias graves, como neumonía. Los niños, los adultos de edad avanzada y las personas con un sistema inmunológico débil tienen un mayor riesgo.

    Lombrices intestinales
    Suena aterrador ¿verdad? Sin embargo, estos parásitos habitan en las heces de los gatos. Las lombrices intestinales pueden pasar de las heces de gato a lo humanos, causando diarrea, tos, pérdida de peso y náuseas, entre muchas otras cosas, a su nuevo anfitrión. Si sospechas que tu gato tiene lombrices intestinales, programa una cita con el veterinario de inmediato.

    • También pueden enfermar a tu gato.

    Tu gato permanecerá en el arenero el tiempo suficiente para hacer sus necesidades, por lo que no es de extrañar que sea probablemente el primero en ponerse enfermo. Los areneros sucios pueden causar trastornos renales y urinarios a los gatos. Para simplificarlo: cuando un gato se pone de cuclillas sobre una pila de heces, las bacterias pueden subir por la uretra y causar infecciones. 

    • Los gatos no utilizan un arenero sucio.

    ¿Alguna vez has ido a un baño público que estaba tan sucio del que te has escapado volando? Pues entonces sabrás cómo se siente tu gato cuando entra en un arenero sucio.

    Los gatos son animales quisquillosos por naturaleza (¡eso ya lo sabías!), obsesionados con mantener limpias sus patas y su pelaje. Así que la idea de usar un inodoro sucio les resulta tan repugnante como a nosotros. Por cierto, los gatos tienen un sentido del olfato 20 veces superior al de un humano, por lo que... 

    ¿Utilizará un gato un arenero sucio? Tal vez una o dos veces, pero los gatos que se ven obligados a usar un arenero sucio, rápidamente harán sus necesidades en otra parte. ¡Piensa en tu sofá, alfombra o ducha!

    • La toxoplasmosis representa un riesgo grave para algunas mujeres embarazadas.

    Uno de los peligros más graves que la arena para gatos representa para los humanos es la toxoplasmosis. Los gatos pueden albergar el parásito toxoplasma gondii y excretarlo en sus heces. Si tocas esas heces, lo que probablemente harás cuando el arenero esté lleno, puedes infectarte. La mayoría de las personas no muestran síntomas, pero algunas personas contraen algo parecido a la gripe. Las mujeres embarazadas pueden sufrir un aborto espontáneo o muerte fetal como resultado de la toxoplasmosis.

    • Tu casa olerá mal.

    Las heces de gato mohosas no huelen bien y el olor contaminará toda la casa. Sin duda, un recipiente cubierto ayuda mucho, pero no sustituye la limpieza con la pala ni una limpieza profunda. Es posible que no notes el olor pasado un tiempo, pero tus invitados o vecinos seguro que lo harán.

    Así que mantén limpio el arenero de tu gato. Limpia con la pala a diario. Cambia la arena dos veces a la semana. Lava el arenero semanalmente con agua caliente y jabón. 

    Limpiar el arenero cuando tus ojos, nariz o calendario te lo indiquen es una parte importante para mantenerte a ti y a tu gato en las mejores condiciones.

    Nos gustaría colocar cookies en su ordenador para ayudar a mejorar este sitio web. ¿Esto es correcto? No Más acerca de las cookies »